Al amigo, con su vicio.


Al amigo, con su vicio.
Afirma que es preciso confiar en los amigos y aceptarlos tal como son, con sus defectos y flaquezas, pues como dice La Rochefoucauld, «es más vergonzoso desconfiar de nuestros amigos que ser engañados por ellos».

Diccionario de dichos y refranes. 2000.